Conozca los beneficios del plátano verde

Producido en la mayoría de los países tropicales, los plátanos son una de las frutas más consumidas en el mundo, teniendo el Brasil como el segundo mayor productor y el mayor consumidor del mundo. El plátano tiene una buena cantidad de minerales que varían poco con la maduración del fruto, siendo siempre algo un poco mayor en los plátanos verdes. Los minerales que se destacan son el potasio, fósforo, calcio, sodio y magnesio. En cuanto a las vitaminas, las que más llaman atención son la A, C y el complejo B.

Además de vitaminas y minerales, el plátano verde se destaca por tener en su composición Almidón Resistente (AR). La ventaja de almidón resistente es similar a la de la fibra alimentar, siendo que este no es digerido y absorbido en el intestino delgado, puede ser fermentado en el intestino grueso, produciendo sustancias que sirven como fuente de energía para la producción de bacterias beneficiosas en el intestino, además de mantener la integridad de la mucosa intestinal que es responsable por la absorción adecuada de nutrientes y por la barrera de la entrada de sustancias malas.

Por lo tanto, el consumo de plátano verde ayuda en el tránsito intestinal adecuado, actuando en la prevención y tratamiento de condiciones tales como la diarrea y el estreñimiento y previene el desarrollo de enfermedades como el cáncer de intestino. Además de contribuir para la salud intestinal, el plátano verde también es considerado un alimento de bajo índice glucémico. Los estudios indican que el consumo de almidón resistente actúa para reducir el colesterol mediante la reducción de su producción por el hígado y por el aumento de su eliminación por los ácidos biliares. Por lo tanto, los plátanos verdes también pueden desempeñar un papel importante en la prevención del desarrollo de enfermedades del corazón.

 

RECETA DE BIOMASA DE PLÁTANO VERDE         

INGREDIENTES

  • Plátanos verdes
  • Agua suficiente para cubrir la olla a presión

PREPARACIÓN:

  • Separe un plátano del otro, pero sin dejar abrir la cascara y sin retirar la punta. En otras palabras, todo el interior del plátano tiene que mantener completamente rodeado por la cascara.
  • Lavar cada uno de los plátanos con una esponja y detergente.
  • Enderezar los plátanos en una olla a presión y cubrir los plátanos con agua hirviendo. Encender el fuego.
  • TIP: Si está utilizando el plátano de tierra (que es el mejor en este caso), cuente diez minutos del inicio de la presión de la olla. Apague el fuego y deje que la presión salga sola. Ahora, si usted está usando cualquier otro tipo de plátano, cuando la presión de la olla despegue usted apaga y deja que la presión salga sola.
  • Cuando la olla se enfríe, abra y bote el agua, pela los plátanos y desecha las cascaras.
  • Retirar la pulpa de los plátanos y ponga adentro de un procesador o licuadora.
  • Hervir 50 a 100 ml de agua y añadir poco a poco mientras se procesan los plátanos, sólo para obtener la consistencia deseada.
  • Coloque en un frasco hermético y almacenar hasta una semana en el refrigerador.